En esta época de gran volatilidad económica, ya sea porque decidimos dejar nuestro empleo, para tener una entrada de ingresos adicional, o bien por curiosidad, cada vez somos más las personas que pensamos que el emprender un negocio es una gran idea. Y sí que lo es. En este sentido y para ayudar a aquellos que están en esta disyuntiva, tocaremos algunos temas que recomendamos tomar en cuenta para iniciar un negocio.

Sentar las bases

Partiendo de que ya se tiene una idea de negocio, o un producto o servicio que se quiera ofertar, es conveniente desarrollar un plan de negocios, que en términos generales es poner en blanco y negro la idea del negocio y cómo éste se hará realidad. Este plan incluye la misión (motivo o razón del negocio), visión (a dónde quiere llegar), descripción del público objetivo, así como las proyecciones financieras y el costo de las operaciones. En este punto, es muy importante identificar y controlar tus costos, ya que partiendo de cuánto te cuesta hacer tu producto o proporcionar tu servicio, vas a poder entonces sumar una utilidad (ganancia) y así ubicar tu precio en el mercado. Para ello, es conveniente realizar investigaciones para conocer los costos dentro del mercado en donde competirás. Posteriormente, podrás proyectar cuántos productos o servicios podrás suministrar en un día, en un mes y en un año, así determinar cuántas personas y recursos materiales necesitarás para cumplir tal fin. Una vez que fijes cuánto dinero necesitarás para desarrollar tu producto o servicio, incluyendo su comercialización, podrás buscar el dinero o capital para financiarlo.

Y cómo obtengo dinero

El dilema recurrente al que se enfrenta un emprendedor es al financiamiento de su idea para convertirla en un negocio real. Si los recursos que requieres para comenzar a operar superan tus ahorros, podrás solicitar apoyo a miembros de tu familia o amigos cercanos, invitar a inversionistas que compartan tu pasión, o podrás obtener financiamiento bancario como persona física, ya que la empresa, en esta etapa, no cuenta aún con un sólido historial crediticio. Cabe señalar que no sólo deberás considerar aportar el dinero para la operación, sino también aportar otros bienes muebles (i.e. maquinaria y equipo) o inmuebles (i.e. oficinas).

Más adelante, en otra publicación, te platicaremos de todos los pasos que necesitas para registrar tu marca o la patente de tu producto, así como otros puntos que deberás considerar para las sanas finanzas de tu negocio.

Si cuentas con una clara visión de tu proyecto y un amplio conocimiento de tu producto o servicio, así como de un gran poder de convencimiento (pasión), estamos seguros que sabrás allegarte de los recursos necesarios y de acompañarte por las personas indicadas.

En González de Araujo Consultores nos emociona ayudarte para hacer realidad tu negocio. Contáctanos al (55) 6267 2215 en la Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario